Necropsia a tortuga Laúd, evidencia contaminación marina

5/5 (5)
Foto de las 2 investigadoras practicando necropsia a la tortuga Laúd, una de ellas sostiene un cuchillo con su mano derecha, mientras la otra sostiene parte del cuerpo y plastrón del animal.

Biólogas investigadoras practicando necropsia a la tortuga Laúd. Foto: canarias7

El pasado mes de enero, agentes de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura, sacaron del mar una tortuga Laúd (Dermochelys Coriacea) que una embarcación avistó a tres millas de la costa de Matas Blancas, en el municipio de Pájara en España. El quelonio, que flotaba muerto, con dos metros de longitud y más de 300 kilos; fue traslado a la estación biológica de La Oliva para que le practicaran una necropsia.

Una bolsa de plástico transparente de fruta de supermercado, fragmentos de cuerdas, redes y nylon, una colilla y trozos de más bolsas y envoltorios plásticos de diversos tipos y colores. Ana Liria Loza, doctora en Biología Marina, experta en tortugas marinas, investigadora de la ULPGC (Universidad de Las Palmas Gran Canaria) y responsable del proyecto europeo Indicit, enumera de corrido todo lo que había dentro de la tortuga laúd que el pasado 22 de enero los agentes de Medio Ambiente del Cabildo encontraron sin vida en aguas de Matas Blancas. A pesar de todo, la necropsia arroja que esta hembra adulta primeriza no murió por la ingesta de plásticos, aunque confirma el basurero en que hemos convertido al mar.

La investigadora, a la vista de lo que contenía en el aparato digestivo, prefiere concluir que es un “indicativo de que hay tanta basura en el mar que todos los animales la están ingiriendo directa o indirectamente, ¡y es una pena¡”. La experta en tortugas marinas se desplazó a Fuerteventura al día siguiente de la extracción del ejemplar del agua y la diseccionó en la estación biológica de La Oliva junto a Patricia Ostiategui Francia, bióloga y técnica del proyecto Indicit. (Desarrollo del Indicador Impacto de basuras marinas en tortugas marinas y biota en Aguas Europeas)

En cualquier caso, la muerte del quelonio de más de 300 kilos y unos dos metros de largo no se puede atribuir a la cantidad -y variedad- de plásticos y otros residuos ingeridos. “No falleció por los plásticos. Estaban recién ingeridos y no les dio tiempo a poder hacer nada. Aparte de que no es mucha cantidad para el tamaño del animal que tenía más de diez metros de digestivo”.

A lo que añade la investigadora de la ULPGC, que no se detectó ningún signo de obstrucción ni lesiones en el tracto digestivo causadas por estos residuos. “Los elementos encontrados en el digestivo del animal fueron ingeridos indirectamente mientras la tortuga se alimentaba en un banco de medusas localizado en una corriente de deriva, lugar donde se acumulan gran cantidad de basuras, principalmente fragmentos de material plástico, así como restos de sebadales liberados por las tormentas recientes de las praderas submarinas cercanas”.

Según confirmaron las dos biólogas, la tortuga Laúd no presentaba ninguna lesión, patología o signo externo ni interno que pueda indicar la causa de su muerte, “aunque sí se pudo saber que el animal presentaba una baja condición física al llegar a aguas de Canarias, puesto que tenía muy pocas reservas de grasa, donde se estuvo alimentando en un banco de medusas en aguas cercanas a Fuerteventura”.

La presencia de esta especie en aguas de Canarias es esporádica y generalmente asociada a la llegada de bancos de medusas, informan las investigadoras, “pero la aparición de animales varados en tan buen estado es inusual y una gran oportunidad para poder aumentar los conocimientos sobre una especie tan enigmática que lleva surcando los mares desde la era de los dinosaurios”. Por ello, se aprovecharon para tomar muestras biológicas que permitan conocer su población de origen (estudios genéticos), ver el nivel trófico en el que se alimenta (estudios de isótopos estables), o estudiar la acumulación de contaminantes en sus tejidos (estudios de toxicología).

Los datos que arroje el estudio de los restos de este ejemplar de 300 kilos y dos metros de largo se integrarán en el proyecto europeo Indicit de análisis de la incidencia de los plásticos en el Mediterráneo y Atlántico. “Se trata de usar las tortugas marinas como indicadoras de la contaminación marina por plásticos y de si los mismos residuos afectan a la fauna marina en ambos mares”, resume Ana Liria Loza.

Fuente: Canarias7

 

Resumen
Necropsia a tortuga Laúd, evidencia contaminación marina
Nombre del artículo
Necropsia a tortuga Laúd, evidencia contaminación marina
Descripción
Una bolsa de plástico transparente de fruta de supermercado, fragmentos de cuerdas, redes, nylon, una colilla y trozos de más bolsas y envoltorios plásticos de diversos tipos y colores, fueron hallados dentro de la tortuga laúd que el pasado 22 de enero fue encontrada sin vida en aguas de Matas Blancas. Lo que confirma el basurero en que hemos convertido al mar.
Autor
Editor
Fundación Tourtugas
Logo del editor

¿Te gustó el artículo?

Fundación Tourtugas
La Fundación Tourtugas es una organización joven, privada, sin ánimo de lucro, comprometida con las tortugas de Colombia.
Enviar
Letras más grande
Contraste de color